Vida en la tierra

Cómo hacer el heno

Segar, secar y preparar el heno para los animales

Cómo hacer el heno

Cómo hacer el heno

Se debe segar la hierba antes o inmediatamente después de la floración.

Cuando ya está toda la hierba cortada, se mulle y se revuelve. Se deja que permanezca en la tierra para que el viento lo airee y el sol lo seque.

Al cabo de tres días y si ya está seco del todo, se puede amontonar y crear paquetes con este heno. Cuando se amontona se hacen montañas o cúpulas puntiagudas, para que lo que falte por secar pueda hacerlo sin tocar la tierra.

Si hay suerte y no llueve, pronto se secará y se podrá apretar en paquetes que se guardan en lugar seco. Además, debemos vigilar que el heno siga seco siempre, pues de lo contrario desarrollará moho, muy perjudicial para la salud.

Además de las hierbas en un campo en barbecho, el heno se puede crear con los hierbajos que retiramos del huerto. Se puede construir un henil para depositarlo.

El embalado del heno

Se trata de apretar y comprimir el heno hasta que se convierte en un bloque compacto. Así ocupa menos espacio y se puede almacenar. Siempre debemos estar seguros de que el heno está completamente seco.

Otras ideas

Si el clima es húmedo y cuesta de secar el heno, se pueden utilizar trípodes o dispositivos para colocar las hierbas sobre soportes de modo que no toquen el suelo, Así el viento y el aire secarán más rápido el heno y se podrá guardar.

La hierba puede segarse repetidas veces durante el año.

Ensilado

También existe el método de ensilado, apretando tanto hierbas como maíz verde, col u otros vegetales. Fermentará de modo óptimo y formará un alimento bueno para los animales. La única dificultad es que el ensilado es un método costoso. Requiere que los vegetales sean cortados en pedazos pequeños y metidos en sacos de fertilizante, que se cierran bien.